Guía Los mejores films de 'Sci-Fi' de todos los tiempos.

MiLE

Miembro 720p
Registrado
2 Octubre 2020


La ciencia-ficción (Sci-Fi), género cinematográfico encuadrado dentro del gran macro género que sería el cine fantástico, ha sido siempre la punta de lanza para imaginar mundos futuros. Algunos ya futuro pasado, donde partiendo de bases científicas (algunas más reales y otras totalmente inventadas), se nos configuraban futuros plausibles que de alguna manera afloraban al extremo los miedos y las ilusiones del “ahora”.

La ciencia-ficción, de honda raíz literaria, siempre ha sido una apuesta a manos llenas por lograr dar forma a la imaginación. Poner en escena el devenir más inmediato o más lejano que mentes maravillosas trazaban. En ocasiones acercándonos al sueño, en otras a la pesadilla, que por algo el terror y la ciencia-ficción, en gran parte de títulos van siempre de la mano.

La historia de la Sci-Fi es una historia ligada a los cambios tecnológicos, confrontando lo que se podía construir con las manos (lo maravillosamente artesanal), con lo que se puede diseñar por la vía digital gracias a ordenadores (que también en su día alguien se atrevió a imaginar).​


Los mejores films de 'Sci-Fi' de todos los tiempos (1902-2021) Listado aquí.


df1a84ef69cb8a5d32ee024fba5dbc17.jpg


Podemos considerar la ciencia-ficción aquella rama del cine fantástico donde, dentro de la lógica del relato, hay una justificación científica (o probable), para lo que sucede. Es importante tener en cuenta lo de "la lógica del relato", porque hay películas con un concepto muy laxo de la verosimilitud, aunque sea aceptado por los amantes del género.

Por ejemplo, hay quien se echa las manos a la cabeza por considerar ciencia-ficción a Star Wars, dado que lo que sucede no tiene explicación científica. Pero en ese mundo, hay tecnología que permite que se construyan satélites que destruyen mundos: ese satélite no se ha construido con magia, sino con ciencia. A eso tenemos que añadir que Star Wars bebe de los códigos del pulp de género y la space opera (grandes bandos enfrentados, viajes interplanetarios, naves, alienígenas).

Del mismo modo, habrá quien podrá decir que 'Alien' o 'La cosa' son en realidad películas de terror, y razón no les falta. Pero eso es como decir que 'Regreso al futuro' es una comedia de enredo, 'Mad Max' es acción e 'Hijos de los hombres' un drama social. Los compartimentos de los géneros no son estancos, la contaminación es posible (y deseable), por lo que en el listado encontrarás diferentes subgéneros asociados a la ciencia ficción.​

54e87d15ba23a287d19b3675cc80efa2.jpg


Existe un denominador común en las películas ancladas en el género de la ciencia ficción: alertarnos de un futuro dispópico si no apocalíptico, con un planeta Tierra desolado por el calentamiento global, las continuas guerras entre civilizaciones, la escalada nuclear, la deshumanización global, frente a un mundo donde lo virtual a devorado lo real.

La metáfora podría venir de la mano de insectos mutados en monstruos gigantes, de alienígenas que vienen a la tierra a hacernos un severo correctivo (aunque también encontramos alguno bondadoso). De robots o inteligencias artificiales que deciden revelarse contra sus confiados creadores. De pandemias inclementes asesinas que nos obligan a aislarnos socialmente encerrados en casa. O del auge de totalitarismos extremistas que buscan destruir la vida tal y como la hemos conocido, tal y como la hemos disfrutado.

Por suerte el cine es (casi nada), solo cine, el arte que mejor es capaz de convertir nuestras vidas en algo mejor, y las películas de ciencia ficción serían aquella parte del cine que nos invita a disfrutar a lo bestia de esa conversión. Pero es a nosotros a quien nos toca imaginar un mundo mejor, soñar un mundo mejor, creer en un mundo mejor y con todas nuestras fuerzas tratar de hacerlo posible.​

dd1f0d104d85e53fd1d99653ada4c63b.jpg


Hablar de películas de ciencia-ficción es hablar de la historia del cine en general. Encontramos ya ejemplos del género entre los primeros días del cinematógrafo: no solo el famoso Viaje a la Luna (1902) de Méliès, obra pionera y visionaria donde las haya, sino también la obra de genios españoles como Segundo de Chomón, cuya El hotel eléctrico (1905), milagro del stop-motion primitivo, resultó fundamental para el desarrollo de un cine de animación nacional.

Incluso Thomas Edison apadrinó una adaptación de Frankenstein en 1910, primera de todas las que llegarían en las décadas posteriores. Si el nuevo invento se estaba fijando ya en las obras que pusieron las bases del género en la literatura, eso quería decir que el matrimonio cine/ciencia-ficción estaba destinado a perdurar.

Es posible que Alemania fuera el país donde se celebró la luna de miel: el serial silente Homunculus (1916), El golem (1920), Las manos de Orlac (1925), Metrópolis (1927) o La mujer en la luna (1929) propulsaron el género en pantalla a medida que revistas norteamericanas como Amazing Stories lo hacían en el imaginario de la cultura pop. Desde una vertiente más vanguardista, Rusia sorprendió al mundo con Aelita (1924) e incluso el surrealismo francés se acercó a lo que podemos entender por ciencia-ficción en París que duerme (1924).​

6pji0F2x_o.jpg


No hay más que recuperar Una fantasía del porvenir (1930) o La vida futura (1936) para descubrir que el mundo de entreguerras soñaba con futuros esplendorosos y maravillas de la tecnología, aunque en ocasiones (como en Metrópolis) el precio a pagar fuera nuestra deshumanización.

Tras sobrevivir como pudieron durante los años cuarenta, sobre todo a base de seriales superheroicos y secuelas Universal del Hombre Invisible o Frankenstein, las películas de ciencia-ficción resurgieron con fuerza atómica en los cincuenta: invasiones de platillos volantes, monstruos gigantes radiactivos e increíbles humanos menguantes/crecientes trasladaron la capital del género a Estados Unidos, donde se ha mantenido hasta la fecha, si bien Japón también supo sublimar sus ansiedades de posguerra a través de la figura de Godzilla.

En los sesenta, la Sci-Fi saltó a la televisión de la mano de La dimensión desconocida (1959-1964) o Star Trek (1966-1969), pero eso no significa que se abandonasen las salas de cine: clásicos como La Jetée (1962), Barbarella (1968), El planeta de los simios (1968) ó 2001: Una odisea del espacio (1968), pertenecen a esta década. Es probable que la de Stanley Kubrick siga siendo, aún hoy en día, la peli de ciencia-ficción más ambiciosa jamás rodada, lo cual siempre fue la intención de su autor.​

1b288bcb9fedcbef128788a734b8ea93.jpg


En los setenta, la ciencia-ficción tomó conciencia política, con Naves misteriosas (1972), Cuando el destino nos alcance (1973), Rollerball (1975) o Stalker (1979) como grandes ejemplos de hasta dónde puede llegar el género si lo entendemos como parábola social. No obstante, no se perdió el gusto por el puro espectáculo, como demuestra un George Lucas que, entre THX 1138 (1971) y La guerra de las galaxias (1977), pasó de la fábula orwelliana al homenaje más sincero a los seriales que veía de pequeño.

El mismo año de Star Wars, Steven Spielberg estrena su sinfónica Encuentros en la tercera fase (1977), donde los extraterrestres eran vistos como seres benévolos, pero el pacto de no agresión duró más bien poco: Alien (1979) de Ridley Scott volvió a enseñarnos a desconfiar de toda forma de vida ajena a esta roca llamada planeta Tierra.

Los ochenta fueron una década de secuelas, blockbusters y franquicias, aunque también de rarezas tan míticas como Blade Runner (1981) o tan reivindicables como Repo Man (1984). John Carpenter portó la llama de la crítica social con Están vivos (1988), pero también rescató la paranoia cincuentera con la extraordinaria La Cosa (1984). Los 80's también fueron una época de iconos cinematográficos: Terminator, RoboCop, Tron, Marty McFly, los gusanos de arena de Dune (1984), etc..​

feaad286cd7fb272b0540a6557fbf2d6.png


En los noventa y los dosmil se generaron también imágenes para la posteridad, como demuestra prácticamente cualquier plano de Matrix (1999). La era posmoderna nos dejó joyas como Desafío total (1990), Mars Attacks! (1996), Minority Report (2002), Serenity (2005) o Cloverfield (2008), la primera gran peli de ciencia-ficción rodada con cámara en mano.

Origen (2010) y Tenet (2020), ambas de Christopher Nolan, abrieron y cerraron toda una década de maravillas que, probablemente, aún no hayamos podido asimilar del todo, aunque está claro que Gravity (2013) o Marte (2015) serían dos de sus indiscutibles puntos álgidos dentro de la Sci-Fi espacial.

En 2021 llega la esperadísima y nueva adaptación de Dune, la segunda gran producción dirigida por Denis Villeneuve tras La llegada (2016) y Blade Runner 2049 (2017). Basada en la novela de Frank Herbert, Dune está ambientada en el futuro en una sociedad feudal intergaláctica en la que poderosas casas nobles luchan por el control de los recursos, los ejércitos y el poder planetario. Timothée Chalamet interpreta a Paul Atreides, el vástago de una poderosa casa a la que se le ordena tomar el control de Arrakis, un planeta desértico y estéril con un clima brutal.​

7ee874e556c659f55508c192fb7b22ac.jpg


También en 2021 llega The Matrix: resurrections. Han pasado casi dos décadas desde que vimos la última entrega de la franquicia Matrix. Después de todo este tiempo, Lana Wachowski vuelve con una cuarta entrega, en la que participan todos los actores principales: Carrie-Anne Moss, Jada Pinkett Smith y, por supuesto, el propio Neo, Keanu Reeves. Por ahora, y más allá de detalles como que los personajes sufren de amnesia, poco se sabe sobre su argumento. Lo que sí está claro es que se trata de una audacia cinematográfica de considerable envergadura.

¿Y qué hay del futuro? La ciencia ficción lleva la friolera de 200 años pululando entre páginas, fotogramas o seriales. Y, a pesar de que en muchas ocasiones sus historias se centran en el fin de los tiempos, lo cierto es que el futuro de la ciencia ficción es uno de los más mutables, agradecidos y exprimibles del cine.

El sueño del viaje espacial seguirá ocupando la imaginación de los espectadores gracias al emblemático género de la ciencia ficción, que difícilmente dejará de engrosar nuevos títulos en sus filas. Aunque ni siquiera las mejores películas han podido previsualizar el futuro sin cierto margen de error, así que quién sabe.. Pero seguro que en él habrá cine tan imaginativo, vibrante y esencial como en los más de cien años anteriores.

KqiCwrin_o.jpg


by MiLE
 
Última edición:
Arriba