Guía Los mejores films de 'terror' de todos los tiempos (2019-1896)

MiLE

Miembro 480p
Registrado
2 Octubre 2020


Aprovechando la llegada del próximo 'Halloween', hace un año empecé a elaborar esta lista con los mejores films de terror de todos los tiempos, y que así pudieramos disfrutar más del género durante estas fechas. Inicialmente quería resumirla en 250 títulos, pero después de repasar los films de los últimos 120 años, la cosa se me fue yendo de las manos y casi he duplicado la cifra inicial.

Esta lista es personal y subjetiva, elaborada con rigor y cariño después de indagar bastante sobre el género, de consultar multitud de listas de diferentes fuentes y finalmente elaborar una propia, la cual iré actualizando con nuevos títulos. Así que, sin más, vamos con los que podrían ser los mejores films de 'terror' de todos los tiempos, ¡espero que la disfrutéis y paséis mucho miedo!



Los mejores films de 'terror' de todos los tiempos (2019-1896) --> Listado de 468 títulos <--





¿POR QUÉ NOS GUSTA EL CINE DE TERROR?.


El miedo, es una emoción primaria, cuya función es protegernos de una situación considerada potencialmente peligrosa y que genera una respuesta orientada a escapar o a luchar. El género de terror produce placer a las personas que de alguna manera quieren conocer como responden al estrés, siempre que se haga de un modo controlado y limitado en el tiempo. Sensaciones similares como las que generan los deportes de riesgo.

Cuando el cerebro percibe una amenaza, la amígdala envía una señal de socorro al hipotálamo que, a su vez, activa el sistema nervioso simpático para que el cuerpo se prepare para la acción, es decir, para que pueda huir. Las glándulas suprarrenales aumentan entonces la producción de noradrenalina, lo que acelera el ritmo cardíaco y aumenta el torrente sanguíneo, que lleva otra hormona, la adrenalina, hasta los músculos y la epidermis. Cuando adrenalina y noradrenalina entran en contacto se activa una respuesta de contracción y tensión de los músculos y de los folículos pelosos de la piel.

¿Pero por qué sentimos placer? En opinión de Beatriz Gandarillas, profesora de Psicología de la Universidad Francisco de Vitoria, la sensación se genera al segregar hormonas como la dopamina o la serotonina, algo que ocurre cuando entendemos que estamos viviendo una experiencia estresante, sí, pero en un contexto de entretenimiento.

Por eso, lo importante es que este suspense no interfiera con nuestra propia vida. Es decir, que aprendamos a disfrutar de una buena película de miedo sin creer que lo que vemos supone una amenaza real para nosotros, por mucho que el género recurra con frecuencia a jugar con la posibilidad de que sus historias se basen en hechos reales. En este sentido, por eso se recomienda alejar a los niños de estos contenidos, al menos hasta que aprendan a diferenciar realidad de ficción o hasta que hayan desarrollado la capacidad de separar, regular y comprender la experiencia emocional que provocan.

Por otra parte, desde un punto de vista puramente cinematográfico, existen algunos mecanismos que conectan a las audiencias con el relato de una historia. Rodrigo Mesonero, profesor de guion de cine de la UEM, concreta algunas fórmulas que enganchan al espectador de una película de terror: "La primera es que los personajes deben sufrir y, cuanto más lo hagan, mayor será nuestra identificación", explica.



A los seres humanos nos gusta compartir experiencias emocionales intensas en grupo. Por ejemplo en festivales, eventos deportivos o una sala de cine, cuando sentimos una conexión con los demás y compartimos sentimientos intensos incluso con extraños.

Es cierto que siempre tendemos a identificarnos con la parte más débil, con esos niños inocentes que hacen frente a un misterioso payaso asesino. Estas películas suelen explotarlo e "incluyen caracterizaciones que nos hacen bajar las barreras y que nos acercan a las víctimas. Cuanto más en riesgo se pone el personaje, más interés nos despierta su historia".

También destaca que, en ocasiones, el espectador se pone en la piel del monstruo. En esos casos, "el consumo de cintas de terror puede ser una manera de dar salida a sus fantasías más sádicas". Coincide con esta idea el crítico de cine Jordi Costa, para quien estas películas tienen un efecto catártico: satisfacemos deseos violentos, pero lo hacemos a través de una pantalla.

Costa también señala que el cine de terror hace referencia a adversidades colectivas y, en ocasiones, se convierte en metáfora de un contexto social. Así, por ejemplo, en 1932 se estrenó la primera película de zombies, 'La legión de los hombres sin alma', con imágenes que semejaban las colas de racionamiento de la época de la depresión y que era un recordatorio de que el sueño americano se había roto.

También el cine expresionista alemán reflejó el caldo de cultivo del nazismo, las películas de extraterrestres durante la Guerra Fría, como 'La invasión de los ladrones de cuerpos' (1956) mostraron la paranoia anticomunista en Estados Unidos, y las cintas de vampiros durante los años ochenta surgieron en un escenario donde se temía el contagio por el virus del sida.




BREVE HISTORIA DEL CINE DE TERROR.


El terror como diversión ha sido fuente indudable de entretenimiento desde siempre. ¿Quién no ha compartido un pasatiempo como el de narrar cuentos de miedo a la luz del fuego? Con el paso del tiempo, fuimos incorporando a nuestra cultura del ocio la búsqueda del escalofrío por medio de historias aterradoras. Los relatos dieron paso a las películas, y estas películas de terror han ido, sin duda, evolucionando.

1890's - En 1896 se estrenaba 'La mansión del diablo', un cortometraje de apenas cuatro minutos de duración, que está considerada como la primera película de terror de todos los tiempos, y que fue dirigido por Georges Méliès, uno de los padres del arte cinematográfico. Meliés fue un auténtico revolucionario en cuanto a la técnica del cine. Usó elementos y efectos no vistos hasta la época pero por aquel entonces hacía que la gente entrara en histeria y causaba auténtico pavor entre los espectadores. Los directores de la época vieron el furor que causaban las novelas de terror y se subieron al carro para llevar a la gran pantalla dichas historias.


1910's - El denominado ‘Frankenstein de Edison’ supone la carta de presentación de la espantosa progenie de Mary W. Shelley en el medio cinematográfico. El inventor no tuvo nada que ver en su proceso de creación, sino que sólo era el propietario de los (rudimentarios) estudios donde se produjo. Otro titan de las letras como Edgar Allan Poe fue traducido a imágenes silentes por el mismísimo D.W. Griffith en ‘La conciencia vengadora’ (1914).



1920's - Lon Chaney se convierte sinónimo de terror cinematográfico gracias a sus vanguardistas maquillajes y, bueno, su talento inconmensurable. Los tres iconos tenebrosos de su filmografía son ‘El jorobado de Notre Dame’ (1923) y ‘El fantasma de la Ópera’ (1925). En lo que respecta al frente europeo, sombras expresionistas se cernían sobre Alemania: ‘El gabinete del Dr. Caligari’ (1920) le tomó el pulso a una sociedad que se estaba sumiendo, cual sonámbula, en una alucinación colectiva; mientras que el ‘Nosferatu’ (1922) de Murnau se manifestó casi como un tratado de las posibilidades ocultistas del cinematógrafo.


1930's - La Gran Depresión fue un sueño de la razón (capitalista) que produjo monstruos: ‘Drácula’ y ‘El doctor Frankenstein’, ambas de 1931, se configuraron como la gran catarsis gótica que Estados Unidos necesitaba en tiempos difíciles. Además, crearon toda una caligrafía del horror de la que el género sigue dependiendo hoy en día. El estudio que los vio nacer, Universal, dominó el resto de la década sin demasiadas complicaciones: ‘La momia’, ‘El caserón de las sombras’ (ambas de 1932), ‘El hombre invisible’ (1933) y ‘La novia de Frankenstein’ (1935) son algunas joyas de su cegadora corona. Otros estudios intentaron plantarle cara, pero sólo ‘Los crímenes del museo de cera’ (1933) y ‘El hombre y el monstruo’ (1931), innovadora adaptación del mito de Jekyll y Hyde, se acercaron.



1940's - Es la década de Val Lewton, superproductor de la RKO que es considerado el gran catedrático de la Universidad de la Sugestión. Sus colaboraciones con Jacques Tourneur, especialmente ‘La mujer pantera’ (1940), demuestran que el bajo presupuesto puede ser sinónimo de alta distinción. Mientras tanto, la Universal comenzó la década añadiendo un nuevo nombre a su Olimpo: ‘El hombre lobo’ (1941), que sólo dos años después conocería al monstruo de Frankenstein en ‘La zíngara y los monstruos’ (1943). Fue el origen de las ensaladas de monstruos del estudio, un lento y progresivo descenso de calidad que culminó en la autoparódica ‘Abbott y Costello contra los fantasmas’ (1948). Los cómicos le clavaron una estaca en el corazón al legado de sombras de la Universal, pero de paso acuñaron la posmodernidad en el cine.


1950's - El terror abandona el caserón y se acerca a temas más sociales, entrando en una muy fructífera comunión con su género hermano, la ciencia-ficción. Sobre todo, a los espectadores de los cincuenta les asustaba el átomo y demás pródigos científicos: ‘La mujer y el monstruo’, 'La humanidad en peligro' (ambas de 1954) y ‘Tarántula’ (1955) son buenos ejemplos. El ‘Escalofrío’ (1959) de William Castle mezclaba LSD con trucos en la sala, mientras que ‘La maldición de Frankenstein’ (1957) desempolvó la vieja mesa de operaciones. Fue el origen de Hammer Films, productora británica que cogió el testigo la Universal y reanimó a sus viejos monstruos: a la criatura le siguieron ‘Drácula’ (1958) y ‘La momia’ (1959). En realidad, las reposiciones de los clásicos Universal en televisión, unidas bajo el sello "Shock Theater", y la mítica revista de Forrest J. Ackerman "Famous Monsters of Filmland" ya habían reavivado el interés por los clásicos antes de que la Hammer les insuflara color y hemoglobina a raudales.



1960's - Los primeros años de la década se caracterizaron por un regreso al gótico más clásico: ‘La máscara del demonio’ (1960), ‘Suspense’ (1961), ‘La mansión encantada’ (1963) y ‘La máscara de la muerte roja’ (1964), con su revisión cormaniana de los clásicos de Poe, son buenos ejemplos. Alfred Hitchcock fue único a la hora de coger esos viejos temas y darles un giro contemporáneo, como demuestran ‘Psicosis’ (1960) y ‘Los pájaros’ (1963). Pero todo cambió en 1968 con ‘La noche de los muertos vivientes’, una caja de resonancia psicosocial que forjó al zombi moderno. Fue también una década de talentos indómitos, como el Roman Polanski de ‘El baile de los vampiros’ (1967) y ‘La semilla del Diablo’ (1968).


1970's - La resaca del "Verano del Amor" nos entregó a Wes Craven, autor de ‘La última casa a la izquierda’ (1972) y ‘Las colinas tienen ojos’ (1977), pero la gran contribución de la contracultura al horror siempre será ‘La matanza de Texas’ (1974). Esta también es la década de Blockbusters de prestigio como ‘El exorcista’ (1973) o ‘La profecía’ (1976). ‘Estoy vivo’ (1974) compartía la misma concepción de la infancia que la película de Richard Donner, pero ‘Carrie’ (1976) nos demostraba que la adolescencia tampoco era mucho mejor. En España, el terror tocó el cielo en 1974 con ‘No profanar el sueño de los muertos’ y ‘¿Quién puede matar a un niño?’. Acabamos con dos joyas excéntricas de la cosecha del 77: ‘Suspiria’, o la sinfonía de terror onírico del maestro Argento; y ‘Hausu’, o es película japonesa que debe ser vista para poder ser creída.



1980's - Stephen King y Stanley Kubrick no se hicieron mejores amigos para siempre, pero su choque de talentos nos dejó el ‘El resplandor’ (1980). Otra adaptación memorable del rey del terror literario es ‘La zona muerta’ (1983), que David Cronenberg dirigió justo después de introducir la Nueva Carne en nuestros cerebros con ‘Videodrome’ (1983). Los ochenta son la década del horror franquiciado: todo empezó con ‘La noche de Halloween’ (1978), pero ‘Viernes 13’ (1980), ‘Pesadilla en Elm Street’ (1984) y ‘Hellraiser’ (1988) cogieron su testigo y llenaron las siguientes décadas de secuelas. ¿Y recordáis ‘Shock Theater’ y ‘Famous Monsters of Filmland’? Los niños que crecieron con tamaños estímulos empezaron a estrenar sus homenajes a la serie B cincuentera en esta década: ‘La Cosa’ (1982), ‘Noche de miedo’ (1985), ‘El terror no tiene forma’ (1988)… y también ‘Poltergeist’ (1982) y ‘Gremlins’ (1984), que acercaron el género a toda la familia.


1990's - Por fin, el terror llamó a las puertas de la academia (de los Oscar) con ‘El silencio de los corderos’ (1991), cuya pátina de respetabilidad para el género propició proyectos de prestigio como: 'Drácula de Bram Stoker' (1992), ‘Entrevista con el vampiro’ (1994) o 'Seven' (1995). Por suerte, David Lynch no olvidó que el objetivo del género no es tanto ganar premios y arrasar en taquilla como provocarnos escalofríos: ‘Twin Peaks’ (1992) y ‘Carretera perdida’ (1997), dos de sus películas más radicales, representan el lado más irracional de una década que prefirió apostar por los juegos cerebrales de ‘Cube’ (1997) o ‘Scream’ (1996), unión entre el viejo Craven y la nueva sangre que representaba el guionista Kevin Williamson. Su impacto en las salas tuvo un efecto colateral: el regreso del slasher, con ‘Sé lo que hicisteis el último verano’ (1997) y ‘Leyenda urbana’ (1998) como máximos exponentes. Japón pasó de homenajes y metalenguajes, prefiriendo marcar el camino de la siguiente década con la seminal ‘Ringu’ (1998) o 'Audition' (1999).



2000's - ‘El proyecto de la Bruja de Blair’ (1999) abrió una fiebre por el "Metraje encontrado", que alcanzó masa crítica en 2007, año de ‘Paranormal Activity’, 'REC’ y ‘The Poughkeepsie Tapes’. Otra tendencia muy hija de su tiempo: el "Torture Porn", un síntoma de la Guerra Contra el Terror que nos dio obras como ‘Saw’ (saga iniciada en 2004), ‘Hostel’ o ‘Wolf Creek’ (ambas de 2005). Por lo demás, fue una época de remakes y reciclaje. Los mejores ejemplos: las Variaciones Voorhees que supusieron ‘Jason X’ (2001) y ‘Freddy contra Jason’ (2003), ‘Hannibal’ (2001), ‘Amanecer de los muertos’ (2004), ‘Las colinas tienen ojos’ (2006) y el ‘Halloween’ de Rob Zombie (2007), que venía de volarnos la cabeza con ‘Los renegados del Diablo’ (2005). Y no nos olvidamos de Guillermo del Toro y su ‘El espinazo del Diablo’, uno de los cuentos macabros más entrañables de la década, y la exitosa 'Los otros' de Alejandro Amenábar (ambas de 2001).


2010's - En la primera década del siglo XXI, hemos podido disfrutar de todo tipo de films: Entidades malignas, proyecciones astrales y expertos en lo paranormal; Payasos con globos rojos, casas encantadas o basadas en hechos reales; Amenazas incansables, terrores adolescentes y sobrenaturales; Terrores del nuevo mundo, paganismo familiar y cabras negras; Exorcismos ancestrales y demonios en la montaña; Racismo buenista, thrillers psicológicos y tazas de té bien cargadas; Rituales, folclore truculento y horrores a plena luz del día...

Otros formatos audiovisuales como la televisión con ‘The Walking Dead’ (2010), comenzaron a llevarle cierta ventaja al cine de terror como vehículo preferido para nuestras pesadillas. En cuanto al multisalas, nunca ha vivido tanto eclecticismo: hay aproximaciones oscarizables a la desintegración mental como ‘Cisne Negro’ (2010), parodias góticas como ‘Sombras tenebrosas’ (2012), espectáculos familiares como ‘Guerra Mundial Z’ (2013), slashers con discurso social como ‘Tú eres el siguiente’ (2013).



James Wan, responsable de la saga 'SAW', nos trajo el film independiente ‘Insidious’ (2011), y las destacables ‘Expediente Warren: The Conjuring' (2013) y 'Expediente Warren: El caso Enfield' (2016), y completaría esta saga con las comerciales 'Annabelle' (2014), 'Annabelle: Creation' (2017), 'La monja' (2018) y 'La llorona' (2019).

Con 'La cabaña en el bosque' (2012), tuvimos un cóctel perfecto donde vimos matices de 'Buffy, cazavampiros', resquicios de 'Serenity', referencias a 'Posesión Infernal'. e incluso algún homenaje a 'Monstruoso'. Es muy gratificante ver como se atrevió a juntar parodia, terror, acción, misterio, con uno de los finales más impactantes y divertidos de los últimos años (y conseguir salir airosa).

En cuanto a directores españoles en esta década resaltaríamos los films de: 'Veronica' (2017), de Paco Plaza, 'Infierno Azul' (2016) de Jaume Collet-Serra y 'Mientras duermes' (2011), de Jaume Balagueró.

En 2008 con 'Déjame entrar' comenzaría una nueva hornada de películas que parecían reinventar el género de terror, un cine mas sutil, inteligente y mas pausado. Le seguirían títulos como 'The Babadook', 'It Follows', 'La bruja', 'El extraño', 'Déjame salir' o 'Hereditary', el bautizado como "post-terror”, “terror elevado” o “terror de autor”, del que mas abajo hablaremos.




LOS SUBGÉNEROS DEL CINE DE TERROR.


Casi desde que el ser humano comenzó a hablar empezó a usar el lenguaje como medio de transmisión de hechos y, lo que es aún más interesante, como herramienta de enseñanza. Asustar resultó ser una forma muy efectiva de instruir: «duérmete o vendrá el coco». El horror se convirtió en uno de los géneros clave de la literatura pero fue con la llegada del cine y con todas las posibilidades que abría un medio tan visual, que empezaron a florecer los subgéneros que le daban riqueza al género.

Con el paso del tiempo, los subgéneros fueron cambiando, apareciendo y desapareciendo según el público y su forma de horrorizarse. Hace 50 años, claramente no nos asustaban las mismas cosas que lo hacen hoy en día. Tampoco a todo el mundo le asusta lo mismo; hay gente más visual y gente más cerebral. Personas que se asustan de lo extraño y desconocido y otras que temen a lo que está en su cabeza. Aunque existen bastantes subgéneros del cine de terror, como el 'metraje encontrado o falso documental', el 'Giallo' (cine de terror italiano), 'Serie-B', 'Vampíricas', 'Brujería', etc.. Aquí agrupo los mas importantes:

GORE - Su característica principal es la sangre, hay mucha, mucha sangre y las formas en las que se presentan suelen ser explícitas al nivel de lo incómodo. Su cometido principal es mostrar la fragilidad del cuerpo humano (de ahí que haya tantas mutilaciones y víseras) y muchas de ellas tienen alguna clase de crítica social.


Siempre sangrientas, pero no por ello superficiales, hay muchas películas clásicas del subgénero que esconden una fuerte crítica a la sociedad como podría ser 'Saló o los 120 días de Sodoma', donde las escenas más fuertes contienen una enorme carga alegórica. En el campo explotation esto es, carne y sufrimiento, destacan la mítica 'Holocausto Canibal', 'Mártires' o, más recientemente, 'A Serbian film' o 'Crudo'. En el gore más comercial es famosa la saga 'Saw', así como la trilogía 'Hostel', entre otras.



SLASHER - Entre los subgéneros del terror más famosos el rey es el slasher; aunque, casualmente, muchos pueden llegar a confundir el slasher con el gore. Su característica principal es que siempre hay un asesino en serie (psicópata por supuesto) que porta algún arma representativa para matar a sus víctimas. Aunque hay escenas sangrientas y puede tener algunas mutilaciones nunca es tan explícita como el gore y suele ser más digerible para el público. La mayoría de sus asesinos buscan venganza por alguna humillación pasada y sus víctimas suelen ser adolescentes que se encuentran en alguna fiesta o campamento.


Otro de sus típicos recursos de este subgénero del terror es el personaje de la chica inocente y lista, que logra sobrevivir para desenmascarar al asesino. El subgénero despegó durante los ochenta y se ha mantenido de actualidad hasta hoy ya que son películas baratas de producir que suelen rendir muy bien en taquilla. El slasher se inicia con la saga 'Halloween' o 'Viernes 13', a la que la siguieron las de 'Pesadilla en Elm Street' o 'El muñeco diabólico'. En los 90 hubo un renacimiento de la mano de Wes Craven y su 'Scream' o 'Sé lo que hicisteis el último verano', y más recientemente 'Tú eres el siguiente' (2011).



THRILLER / SUSPENSE / INTRIGA - Es importante destacar que una cinta no pertenece exclusivamente a un género. Habrá uno dominante en toda la trama, pero por lo general éste se verá aderezado con elementos de otros subgéneros. Por ejemplo, 'El silencio de los corderos' o 'Seven' se consideran thrillers, pero con elementos de terror, suspense o intriga. El thriller tiene la gran peculiaridad en que la trama se centra en descubrir algún misterio, dar con una identidad o seguir una investigación. Dentro del suspense, uno de sus máximos exponentes fue Alfred Hitchcock con 'Los pájaros', o dentro de la intriga 'El sexto sentido' de M. Night Shyamalan.


DEMONÍACO - Para las personas con creencias religiosas hay un villano que está por encima de todos los demás. Por encima del loco, por encima del asesino en serie esta Él. El mal absoluto. Lucifer, el diablo, el Señor de las Tinieblas, la encarnación de todo lo terrible que habita en el mundo. Las películas con temática demoníaca cuentan con la presencia del anticristo ya sea porque va a renacer en la tierra o porque ha poseído a algún alma perdida. Remarcable es el gusto de los guionistas por juntar a Lucifer con los más inocentes. Niños y demonios parecen ser una apuesta segura. Films como 'La profecía', 'El exorcista', 'La semilla del diablo', o mas reciente como 'Under the Shadow' (2016).



MONSTRUOS / CRIATURAS / HORROR - Zombies, vampiros, mutantes, hombres lobos o momias. Los monstruos y las criaturas iniciaron la era dorada del terror en el Hollywood de los 50 y pasaron de ser simples personajes a elementos imprescindibles del folclore actual. En el presente, muchos de estos monstruos están siendo reconstruidos lejos del género de terror pero aún queda esperanza; los zombies de 'El amanecer de los muertos', 'Babadook', o la niña vampiro de 'Déjame entrar' están presentes para decirnos que los monstruos pueden dar mucho miedo.


LUGARES ENCANTADOS - Una casa donde se produjo una matanza, un viejo psiquiátrico que ardió hasta los cimientos o un orfanato donde se maltrataba a los niños son escenarios típicos en este subgénero que entierra sus raíces en las creencias de la vida después de la muerte y que tiene una enorme presencia tanto en el cine oriental como en el occidental. 'El espinazo del diablo' de Guillermo Del Toro, 'Los otros' de Amenábar y 'Ringu' de Hideo Nakata son perfectos ejemplos ellos, sin olvidarnos, por supuesto de 'Poltergeist' y de una de las principales joyas del terror: 'El resplandor' del maestro Kubrick.



PSICOLÓGICO - ¿Qué da más miedo que lo que tienes delante de los ojos? Para los fans de este subgénero es fácil responder: lo que tenemos dentro, lo que forma parte de nuestra esencia y de lo que no podemos deshacernos. Locura, misterio, familias extrañas o embarazos indeseados (y espeluznantes) son típicos en este subgénero, popular en todos los países, y que cuenta en su haber con varios de los mejores títulos de horror de todos los tiempos, 'Psicosis', 'Carrie' o 'Misery'.


SCI-FI / ESPACIO - Ya hemos visto que lo que no se entiende —la muerte, la locura, la religión— siempre se ha considerado terrorífico. En los últimos años la ciencia y sus infinitas posibilidades también se han subido al carro de lo que nos asusta. Desde científicos locos que harán lo que sea para hacer avanzar su investigación a errores imprevisibles que tendrán consecuencias catastróficas. Son imprescindibles en el terror sci-fi, 'El hombre invisible', 'La mosca', 'Cromosoma 3'. Otro subgénero no menos importantes es el que sucede en el espacio, con films como 'Alien: el octavo pasajero', 'Horizonte Final', 'Pitch Black', o mas recientemente 'Life'.




TERROR ELEVADO, POST-TERROR, AUTOR: ¿LA REINVENCIÓN DEL GÉNERO?


No lo considero un subgénero como tal, pero lo cierto es que en los últimos años, parece como si se estuviera reinventando o redefiniendo el género, un terror que quizá rompa con algunos "códigos" ya establecidos pero sin despreciarlos. Un terror mas contenido, sutil, inteligente, con contenido social, películas que no son solo una película de terror, sino que trascienden el género. En ocasiones hasta incomprendidas.

Etiquetas como “post-terror”, “terror elevado” o “terror de autor” parecen imprimir un sello de calidad que evitan recursos considerados baratos o facilones como los sustos, el gore o las criaturas perturbadoras. Quizá estas etiquetas sean solo coartadas intelectuales que buscan los críticos para no reconocer que les ha gustado una película de miedo.

Ejemplos como: 'Hereditary', 'The Witch', 'La visita', 'It Follows', 'Déjame salir', 'Babadook', 'Una chica vuelve a casa sola de noche', 'Déjame entrar', 'Nosotros', 'Midsommar', 'Under The Skin', 'The Neon Demon', 'Un lugar tranquilo', entre otras, formarían parte de esta nueva hornada de películas.

Pero lo cierto, es que este género se caracteriza por estar en constante mutación para coger por sorpresa al espectador y aterrorizarle por caminos que no ve venir. Esa angustia es lo que da miedo de verdad. Por eso el público nunca se ha cansado de ver pelis de terror, y quizá no necesita legitimarlas intelectualmente para disfrutarlas.




Actualizado: 29-10-2019

by MiLE
 
Última edición:

masmiles

Miembro 1080p
Registrado
15 Octubre 2019
Gracias MiLE, te estás currando un auténtico lujo de artículos. ¡Menudo trabajazo!
 

MiLE

Miembro 480p
Registrado
2 Octubre 2020
Gracias MiLE, te estás currando un auténtico lujo de artículos. ¡Menudo trabajazo!
Muchas gracias! Se hace lo que se puede.. ;) En breve volveré a publicar, ahora estamos de zafarrancho y no dispongo de mi ordenador habitual, saludos!

MiLE.
 
Arriba