Reviews

Nvidia Shield TV: Análisis de uno de los mejores reproductores del mercado

Hoy os traemos un análisis realmente interesado y detallado, se trata de la Nvidia Shield TV, la segunda revisión de este potente mediacenter y videoconsola de Nvidia. Perteneciente a la familia de productos SHIELD, este equipo fue presentado por el gigante verde en el CES del 2017; recordemos que se trata de una revisión del anterior modelo (lanzado en 2015), aunque más que revisión podríamos calificarlo de lavado de cara con un retoque aquí y allá, mejorando lo que ya era casi perfecto a nivel de hardware.

Maquillaje necesario para la era UHD

La primera Shield TV llegó adelantada a su época, con un hardware de infarto y una potencia descomunal (hoy en día sigue siendo un referente, aunque ya un pasito por detrás del Apple TV 4K). Nvidia concibió un equipo con dos claros objetivos en mente: «atacar» el nicho de mercado de los videojuegos -con su servicio Geforce NOW de juegos en la nube– y otro conseguir lo que ningún otro dispositivo de estas características: calidad de sonido de infarto (con Kodi y Plex acepta passtrough de todos los formatos de audio existentes: DD, DD+, DTS, DTS HD MA, DTS:X, TrueHD y Atmos) y de vídeo con su cambio automático de Hz (solo en Kodi y Plex), cambio automático de rango SDR–> HDR y viceversa, cambio de espacio de color (más bien conversión dentro del triángulo BT.2020), resulición 4K a 60 Hz y HDR, desentrelazado avanzado (Vector Adaptive), espacio de color YUV y un largo etcétera que desmigaremos más abajo. Aún así, todo ello ya lo ofrecía el modelo de 2015…¿entonces qué ha cambiado en esta «nueva» versión? empecemos por sus características técnicas.



Ahí tenemos las especificaciones oficiales, sin embargo eso no responde a la pregunta de…¿qué hay de nuevo en esta revisión? pues como decíamos en la entrada de este análisis, un poco de aquí y un poco de allá:

  • Cuenta con un nuevo mando a distancia de juegos, más liviano que el anterior y que le dura muchos meses más la batería (ya que no se ilumina el logo del mando), además le han añadido vibración y quitado los botones táctiles por otros de pulsación física.
  • El mando a distancia normal, va con pilas y le han eliminado el jack de audio. También ha pasado a ser de plástico en lugar de aluminio.
  • Se ha reducido el tamaño de la Shield en un 50%.
  • Se ha eliminado el puerto de infrarrojos, la microSD y el microUSB.
  • El Chromecast ahora es 4K.
  • Los mandos se emparejan a la unidad mediante Bluetooth y no mediante Wifi Direct para ahorrar más batería.

Como decíamos, esta nueva revisión es prácticamente igual a su vieja amiga salvo un par de detallitos aquí y allá y algunos recortes en materiales y puertos. También, como podéis comprobar, se mantiene igual por dentro, con su SoC Tegra X1, la misma cantidad de RAM (3GB) y una memoria eMMC de 16GB.

El potente SoC X1 gobierna la Shield TV

Todo lo dicho anteriormente, en cuanto a rendimiento, se plasma en una sola cosa: potencia descomunal. El Tegra X1 deja en pañales a todos sus competidores (salvo el fabuloso A10X del Apple TV 4K), situándose en potencia bruta de procesador a la par (en multihilo y en algunas tareas específicas) de un I3 Broadwell (generación de 2016):

El rendimiento del Tegra X1 es impresionante

Como comentábamos al inicio del análisis, en cuanto a tamaño la Shield ha pasado a ser mucho más pequeña que su predecesora, llegando a medir tan solo 98 x 159 x 29 mm y pesar 250 gramos. Teniendo en cuenta la bestia que alberga en su interior (en cuanto a términos de calor, consumo y ruido) es todo un hito. Como sistema operativo, del que vamos a empezar a hablar a continuación, trae Android TV 8.0 Oreo, la última versión del sistema operativo de Google con el que podremos instalar miles de apps y con un rendimiento -como era de esperar- sobresaliente.

La Shield TV cuenta con Android TV 8.0 Oreo como sistema

Con Android TV tendremos acceso a una enorme cantidad de apps, entre las que destacamos las más famosas y demandadas por los usuarios: Netflix (a 4K HDR), Amazon Prime (4K HDR), Youtube (de momento no funciona el HDR), Movistar+ (la plataforma online para abonados de Movistar), BeinConnect, Spotify y un larguísimo etcétera.

Bella por fuera, bestia por dentro

Tras esta pequeña introducción hablando un poco de todo, nos toca centrarnos en todos esos puntos uno por uno. Empezando por lo primero que veremos al abrir nuestro paquete: el diseño. La Shield TV cuenta con un cuidado diseño que recuerda a cierta nave de la conocida película Alien, con el color verde característico. Guiño o no, lo cierto es que pega con el logo de la empresa y la hace preciosa a la vista. Además, por dentro encontramos una calidad de construcción y de componentes muy alta, pero al sufrir ciertos recortes en los materiales (plástico por aluminio básicamente), da la sensación de ser un producto no tan premium como su antecesora.

Como comentábamos, el diseño de la Shield ha sufrido un proceso de reducción (con respecto al modelo de 2015) realmente importante. Para muestra, una comparativa con una Raspberry Pi 3:

El equipo de Nvidia sigue manteniendo una muy buena conectividad y por supuesto, por encima de sus competidores más directos, pues cuenta con un puerto ethernet gigabit, un HDMI 2.0b y 2 puertos USB 3.0, pese a todo se ha recortado en dos conectores que sí tenía el modelo anterior, como son la tarjeta microSD y el puerto Micro USB. El mando de la TV como comentábamos anteriormente, ha pasado a ser de plástico y con pila (en lugar de con batería y de aluminio) y ha perdido el miniJack del anterior modelo. Sin embargo, sigue siendo un muy buen mando a distancia, liviano y bien construido.

Por otra parte, el mando de juegos también recurre al plástico, pero ello repercute también en un menor peso. Además, la batería dura mucho más al no estar el led del mismo encendido continuamente, desaparecer los botonnes táctiles y usar Bluetooth para la conexión, así que en general es una buena noticia. Y por supuesto, sigue siendo recargable vía micro USB.

Gran calidad de imagen, ¡por fin un reproductor a la altura!

 

 

Sí, así es. La Shield fue concebida para que no se le atragante ningún archivo multimedia y para ofrecer funcionalidades avanzadas por los cinéfilos, que tanto sabemos apreciar estos detalles. Uno de ellos es el espacio de color correcto (y no el concebido para ordenadores, llamado RGB) del mundo del cine: el YCbCr (mal llamado YUV en los ajustes de la Nvidia Shield). En el espacio de color YCbCr, Y representa la componente de luma (el «brillo») y las señales CB y CR son los componentes de crominancia (el «color») diferencia de azul y diferencia de rojo respectivamente. Podéis ampliar el conocimiento acerca de este espacio de color en dos artículos más elaborados en Kodimania, pulsando aquí y aquí.
Para seleccionar este espacio de color, tan solo deberemos señalárselo a la Shield TV desde Ajustes del sistema. Si contamos con una TV 4K UHD HDR, deberemos ponerlo en YUV 4:2:0 10 bits Rec. 2020.



Algunos os preguntaréis y con razón, que si se configura así la Shield TV, cuando veamos contenido que no sea UHD (un archivo 1080p de un Blu-ray por ejemplo); ¿no lo veremos en el espacio de color incorrecto, al estar grabados esos archivos en el espacio de color Rec.709? La respuesta es no. No porque la Shield, pese a que no cambia de espacio de color de forma automática, si detecta contenido SDR «convertirá» el espacio de color Rec.BT2020 (el usado en UHD) a Rec.709 (el usado en HD y SD); básicamente lo que hará será «apuntar» las coordenadas de color a un lado o a otro en función del contenido. Con una imagen se entenderá mejor:

Otro test más que hemos pasado es el de Spears & Munsil, que analiza si el renderizado de la imagen es correcto, tiene algún tipo de banding, clipping u otros artefactos. La Shield TV lo pasa con nota, sin rastro de alguno de esos defectos:

Para no hacer más largo esta sección y aburrir en exceso al lector, podríamos resumir las características multimedia de la Shield TV en:

  • Reproducción de contenidos 1080P con su rango cromático y luma correctos (upsampling a YCbCr 4:4:4 a 8 bits de profundidad de color), sin banding, clipping de colores, ni dithering. Además, usa el espacio BT709 (HD). Reproducción perfecta, calidad 10.
  • – Reproducción de contenidos 4K cumpliendo el estándar UHD Premium, es decir, YCbCr 4:2:0 a resolución 4K, 60 fps (máx) y 10 bits de profundidad de color y soporte HDR sin problema alguno.

El único «pero» que podemos ponerle es el escalador. Si tenemos una TV 4K y la Shield configurada a 4K, todo el contenido que veamos (independientemente de su resolución) será escalado a 4K por la Shield TV, un proceso que realiza francamente mal. Una posible solución sería enviar ese tipo de contenido en su resolución original y que sea la TV quien se encargue del escalado, funcionalidad que implementarán próximamente según fuentes de la propia Nvidia.

Aparte de todo el cacao de resoluciones, espacios de color y rango, tenemos que añadir a la coctelera la frecuencia. En resumen, en la industria se usan las siguientes cadencias:

  • 23.976 fps, progresivo: Blu-ray y Blu-ray UHD, todas las películas que vemos están grabadas a esta cadencia.
  • 25 fps, progresivo y 50 fps entrelazado (2 x 25 fps): Todo el material que vemos en la TV, TDT y Satélite europeos, está grabado a esta cadencia.
  • 30 fps progresivo y 60 fps entrelazados (2 x 30 fps): Material televisivo y de satélite USA.

Un follón, ¿no? que nadie se preocupe, usando Kodi o Plex (solo estos dos), la Shield es capaz de cambiar la frecuencia de nuestra TV a la cadencia del material. Por ello, solo tiene que cambiar a: 23.976 Hz (para HD y UHD), 50 Hz (para material 25p / 50i) y 60 Hz (para material 30p / 60i). Todo de forma automática y transparente para el usuario, sin tener que hacer absolutamente nada -bueno, tener correctamente configuradas esas dos apps-.

¿Oyes eso? ¡Audio HD para todos!

 

Si algo cuesta encontrar en el mercado, es un dispositivo capaz de hacer passtrough de todos los audios (incluyendo los HD y DTS:X y Dolby Atmos) a un amplificador dedicado. Pero…¿Qué significa passtrough?

Todo archivo o pista de audio no comprimida viene dada en el formato LPCM que todos los amplificadores comprenden y amplifican sin el más mínimo problema. Su único «pero» es que usan mucho espacio en disco, por ello surgieron las pistas comprimidas con pérdida (Dolby Digital y DTS) y las pistas comprimidas sin pérdida -es decir, una vez descomprimido la calidad sería idéntica a un LPCM- (Dolby TrueHD, DTS HD MA, DTS:X y Dolby Atmos).

Esos formatos deben decodificarse al formato LPCM para que el amplificador pueda entenderlo. Ese proceso de descompresión puede hacerse de dos formas:

  • El audio lo decodifica el reproductor y lo envía ya decodificado en LPCM al amplificador.
  • El audio se envía sin tocar (passtrough) y es el amplificador quien lo decodifica y amplifica.

La mejor opción es la segunda, ya que los amplificadores cuentan con chips y procesadores dedicados a esa tarea específica y por lo tanto descomprimen esos archivos a LPCM de forma mucho más  eficiente y con mucha más calidad que lo que pueda hacer un reproductor. Podéis leer más detalladamente conceptos de audio pulsando aquí.

Android TV, una decisión acertada

Normalmente se suele criticar el uso de este sistema operativo por usarse en dispositivos de escasa potencia, aunque siempre se pueden mejorar y no es lo más óptimo. No es el caso de la Shield TV, que se mueve como pez en el agua en el sistema de Gooolge. Podemos instalar cientos de apps con una integración muy lograda y una misma estética.

Youtube como os comentábamos funciona a 4K pero no es compatible -de momento- con HDR:

Se puede instalar prácticamente cualquier app que se nos ocurra, aunque no están todas para Android TV si están la mayoría, adaptadas al diseño de Google, preparadas para usarse con mando, por voz, etc.:

También podemos cerras las apps cómodamente gracias a la multitarea presente desde Nougat:

Y por supuesto, como os decíamos, la especialidad de la Shield TV: ¡Kodi y Plex a la máxima calidad!

Juegos: desde Super Mario hasta The Witcher 3

 

Otro campo donde destaca la Shield TV es en el mundo de los videojuegos. Podemos instalar Hyperspin y varios emuladores y crearnos una estación de videjuegos clásicos con más de 40 plataformas (desde la mítica Super Nintendo o NeoGeo hasta la Wii) con un estilo visual delicioso.

Siguiendo en el ámbito de los videojuegos, la Nvidia Shield TV cuenta con dos métodos para jugar a videojuegos en ella:

  • Geforce NOW! Un sistema que nos permite jugar a las últimas novedades en la nube. Se encuentra en fase beta y es gratuito -de momento-.
  • GameStream, juega a tus juegos de PC en la Shield TV (requiere de un PC con una gráfica Nvidia conectado a nuestra red).

Conclusión

Nvidia ha jugado sus cartas y lo ha hecho de forma brillante, a un grandísimo nivel. Tiene multitud de posibilidades (Android Oreo, apps de Android TV, soporte 4K HDR en streaming, autocambio de Hz en Kodi y Plex, cambio automático de rango de color y espacio de color, posibilidad de instalar Plex Server, videojuegos en la nube, etc.), además de una continua mejora día a día del producto (que no olvidemos se lanzó en 2015); gracias a todo ello y la gran comunidad que tienen detrás, estamos ante un producto redondo (con sus cosas negativas también, que podéis ver más abajo) y un precio más que ajustado. Y más ahora que podéis adquirirla en Amazon con un gran descuento por ser el Black Friday pulsando aquí.

Nvidia Shield TV
Diseño9.5
Potencia10
Multimedia9.1
Software9.1
Consola8
Nota de lectores0 Votos0
Aspectos positivos
Precio muy ajustado
Tamaño, consumo y ruido muy bajos
Android TV con todas las apps completas (4K HDR)
Capacidad multimedia
Passtrough de todo tipo de audio
Videojuegos y emuladores
Precio realmente ajustado
Aspectos negativos
Escalado de fuentes inferiores a 4K muy deficiente
No tiene cambio automático de Hz más allá de Kodi/Plex
9.1
Puntuación
Ofertas Black Friday

To Top