Noticias

Blue Dragon by qdc, así son los auriculares más caros del mundo

auriculares

Seguramente no conozcas al fabricante qdc, una firma asiática especializada en auriculares intrauditivos con múltiples drivers de alto rendimiento. Productos de alta gama pero que suelen tener un precio bastante inflado debido al claro perfil de la marca. Vamos, un Apple en el sector del sonido. Y ahora, acaban de presentar los Blue Dragon, una oda al exceso que te sorprenderá por su diseño.

¡Corre! Los mejores auriculares de Sony están de oferta más baratos que nunca


Hablamos de unos auriculares in-ear que están diseñados en torno al Anole VX, la gran joya de la corona del catálogo de qdc. Solo decir que este modelo presume de un sistema de capas (ellos lo llaman armaduras),  en el que en cada una de estas capas se encuentra un driver. De esta manera, tenemos un total de 10 pequeños altavoces en cada uno de lo cascos, consiguiendo un escenario de sonido perfecto con un ancho de banda ultra alto.

auriculares

Por este motivo los Blue Dragon son los auriculares más caros del mundo

Por otro lado, destacar que cada uno de los cascos tiene secciones fabricadas en titanio fundido en oro, para conseguir una inercia acústica exquisita, junto a un diseño ergonómico que prometen un ajuste excepcionalmente cómodo. Tal y como indica la compañía, estos auriculares son una «actualización radical sobre el Anole VX y ponen al Blue Dragon a la vanguardia de la ingeniería y el arte«.

auriculares

A esto hay que sumarle un cable con tecnología «Dragon Skin«. Cuenta con conductores de plata esterlina pura chapados en oro, cobre monocristal plateado y una aleación con cobre y paladio. Se termina usando una conexión balanceada de 2.5 mm, pero también obtienes un adaptador de 3.5 mm. Traducido: será casi imposible que se rompan.

Pero claro, hasta ahora vemos una versión un poco vitaminada de los Anole VX, que tiene un precio de 2.500 euros aproximadamente. En cambio, los sorprendentes auriculares Blue dragon ascienden a unos 15.000 euros al cambio. ¿El motivo? La carcasa de los cascos, que está cubierta con 800 zafiros cada una para darle un toque diferente y excesivamente ostentoso. Eso sí, estos cascos son fabricados a mano (tardan tres meses en fabricar cada unidad), por lo que si quieres pedir una de estas sunidades, mejor armarte de paciencia.

Únete a nuestro canal de Telegram

To Top